Dolor traumatológico

El dolor agudo forma parte del sistema de protección del organismo. Actúa como una señal de advertencia de un daño inminente o real. En este sentido, el dolor tiene una función importante en el mantenimiento o restauración de la integridad física.
El dolor traumatológico es generalmente un dolor agudo que se produce en el aparato osteomuscular. El dolor agudo forma parte del sistema de protección del organismo y tiene una evidente función de alerta o protección. Está causado por una agresión o daño externo o interno y su intensidad se correlaciona con la intensidad del estímulo desencadenante.
Sin embargo, el dolor puede no presentar relación directa con la situación desencadenante y llega a convertirse en una enfermedad en sí misma, constituyendo un desafío terapéutico especial.
El aparato osteomuscular está formado por los huesos, las articulaciones y los músculos. Sus funciones principales son las de:

  • Soporte del cuerpo.
  • Movimiento y desplazamiento (músculos y articulaciones).
  • Protección de los órganos internos (caja torácica, cráneo, columna, pelvis).

Las lesiones traumatológicas se pueden clasificar en:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies