Dolor oncológico

En el momento del diagnóstico de un cáncer, entre el 30-50% de los pacientes presentan dolor, que en las fases avanzadas de la enfermedad puede llegar al 70-90%. En los pacientes con cáncer avanzado, el 70% de los dolores tienen su origen en la progresión de la propia enfermedad, mientras que el 30% restante se relaciona con los tratamientos y patologías asociadas.

En la mayoría de las ocasiones el dolor oncológico es crónico. Para una correcta valoración del dolor es importante tener en cuenta varios factores como su variación temporal, patogenia, intensidad.

dolor-oncologico

El tratamiento del dolor oncológico se basa en el uso de analgésicos (AINES, paracetamol, etc) y co analgésicos (anticonvulsivantes, antidepresivos, etc) además de técnicas invasivas (en casos de dolor más intenso o incontrolable) según la escala analgésica y recomendaciones de la O.M.S (Organización Mundial de la Salud). Con dichas pautas y recomendaciones se puede obtener un buen control del dolor en cerca del 90% de los casos.

Es posible tener cáncer sin dolor. De hecho, algunas enfermedades oncológicas son indoloras en sí mismas y sólo la aparición de complicaciones son causa de dolor, como también ocurre en otras enfermedades no relacionadas con el cáncer.

dolor-oncologico-cordoba-sin-dolor

Muchos tumores sólo producen dolor en las últimas fases de su desarrollo o en las últimas semanas de la enfermedad. El dolor producido por una neoplasia puede deberse a un efecto directo de la enfermedad o bien a los tratamientos empleados para curarla.

Conocer mejor las causas y los factores que giran en torno al dolor oncológico, así como los tratamientos disponibles, puede ayudar a combatirlo de una forma más efectiva.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies