¿Cómo evitar que los dedos de los pies se deformen?

Es una de las principales consultas tratadas en las clínicas de podología. La deformación de los dedos de los pies, además de por su estética, afecta en aspectos tan cotidianos como la pisada cuando se camina. Respecto a esta materia, encontramos casos más frecuentes como son los dedos en martillo y los dedos en garra.

  • Dedos martillo. Es una deformidad que afecta a los dedos segundo, tercero y cuarto del pie. Suele aparecer de manera aislada o bien asociada a otras malformaciones. Las causas principales abarcan desde un desequilibrio muscular al uso reiterado de un calzado totalmente inadecuado para el pie. También pueden tener origen hereditario.
  • Dedos garra. Es un estadio más avanzado de los dedos martillo. En este caso los dedos del pie afectados van del segundo al quinto. Los síntomas de aparición pueden ser muy similares a los vistos en el anterior párrafo.

Prevenir que se desarrollen dichas deformidades puede ser clave para evitar que creen una dolencia mayor. Es por ello por lo que se recomienda en estos casos que:

  • Se evite el uso de tacones y plataformas altas.
  • Practicar y realizar ejercicios de flexibilidad para el pie.
  • Utilizar zapatos cómodos, amplios y que cuenten con una correcta sujeción en la suela de su zapato.
  • Usar almohadillas para prevenir la aparición de callos.
  • Acudir a la consulta de su podólogo más cercano para que le realice un estudio de la marcha, analizando así posibles anomalías en su pisada.

Causas y tratamientos para las deformaciones de los dedos de los pies

Uno de los síntomas principales es que cuando el dedo se deforma, el paciente puede comprobar por sí mismo lo que sucede. Sin embargo, la evolución de la deformidad es paulatina, haciendo que el individuo no se dé cuenta de que la sufre hasta que el dedo se encuentre realmente deforme.

A pesar de que las causas más comunes de este tipo de deformidades la encontramos en la predisposición genética de cada uno de los pacientes, existen otros factores que pueden acelerar la malformación de los dedos. Un calzado demasiado ajustado que comprime los dedos o un tacón con la punta en pico afectarán directamente a la pisada.

Existen varios tratamientos disponibles para poder paliar dichas deformaciones de los dedos de los pies:

  • Tratamientos no quirúrgicos, utilizando antiinflamatorios, analgésicos para el dolor o el uso reiterado de almohadillas.
  • Infiltraciones de anestésicos y corticoides. En caso de que el dolor persista se debe recurrir a la cirugía percutánea para eliminar las verrugas y callosidades plantares.
  • En caso de que el paciente esté completamente incapacitado se deberá recurrir a la cirugía correctora.

Para que el tratamiento sea efectivo, es necesario realizar un estudio de la marcha para conocer la causa principal de la deformidad de los dedos. Es de vital importancia que sepas identificar los síntomas a tiempo. Por ello, no dudes en contactar con nuestros profesionales.

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies y el uso de datos personales de acuerdo con la Política de Privacidad y Protección de Datos. Puede obtener más información sobre cookies clicando AQUÍ.