Escoliosis: diagnóstico y prevención

La escoliosis se desarrolla con mayor frecuencia en la etapa de crecimiento, antes de la pubertad.

Se trata de una curvatura de la columna vertebral que incide en el 3% de los adolescentes.

Se desconocen sus causas en la mayoría de los casos. A veces no es evidente a simple vista, por lo que los estudios de la marcha pueden ayudarnos a detectar el problema, diagnosticarlo y ayudar en la prevención.

La gran mayoría de los casos de escoliosis son leves, pero es conveniente vigilarlos, se pueden agravar con el paso del tiempo llegando a provocar incapacidad.

Diagnóstico de la escoliosis

Pero no todas están ocasionadas por problemas durante el desarrollo, muchas curvaturas vertebrales son debidas a malos vicios posturales o a contracturas ocasionando escoliosis compensatorias que enmarcaran otras posibles asimetrías. Por ello un correcto diagnóstico es fundamental.

Las posibles vías diagnósticas habituales son:

• Control minucioso de los niños que tienes escoliosis leve generalmente por medio de radiografías.

• Examen neurológico para determinar síntomas como debilidad muscular, entumecimiento o reflejos anormales.

• Aunque las radiografías simples son de gran ayuda, en algunos casos es conveniente completarlas con diagnóstico adicional por medio de una resonancia magnética.

• Los estudios de la marcha también nos pueden dar pistas sobre la aparición de escoliosis y su evolución.

Prevención de la escoliosis

No es fácil predecir si se producirá este trastorno en la infancia y por tanto, todo aquello que incida en una mejoría del estado físico general, puede ayudar a que si aparece, venga acompañada de sintomatología leve.

• Practicar ejercicio que fortalezca la espalda como la natación es conveniente en todos los casos.

• Mantener una correcta higiene postural: vigilar que las cargas se distribuyan equitativamente por toda la espalda, permanecer sentados y acostados correctamente alineados sin posturas forzadas.

• Visitar regularmente a un fisioterapeuta que vaya siguiendo la evolución de nuestro caso.

Tratamiento de la escoliosis

En muchos casos no es necesario tratamiento para la escoliosis, aunque si mantener a estudio su evolución. Entre las medidas que se pueden tomar señalamos:

• Ejercicio específico: se busca mejorar el estado cardiovascular y muscular del paciente. Tiene efectos positivos tanto en la prevención como en la evolución del dolor. Hay pruebas de que practicar el ejercicio adecuado podría reducir el uso del corsé de contención.

• Corsé: el objetivo es frenar la evolución de la curvatura aunque su uso continuado podría generar atrofia muscular. Se debe usar solo bajo prescripción médica.

• Cirugía: solo es necesaria realizar una cirugía en casos graves que vayan acompañados de otras malformaciones. Es una intervención agresiva y puede ocasionar pérdida de cierta movilidad en el paciente.

La escoliosis es una malformación que se debe vigilar desde la infancia. En ocasiones puede venir acompañada de dolor incapacitante. En Unidad Avanzada del Dolor en Córdoba, un grupo de profesionales con las técnicas más novedosas, velamos para que tu calidad de vida no se vea mermada. No dudes en consultarnos sin compromiso y te informaremos sobre los tratamientos más adecuados para que tu vida sea una vida sin dolor.

Aviso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies y el uso de datos personales de acuerdo con la Política de Privacidad y Protección de Datos. Puede obtener más información sobre cookies clicando AQUÍ.