Cómo afrontar el retorno a la actividad tras una lesión

El deseo de cualquier persona tras sufrir alguna lesión física, es volver lo antes posible a su actividad cotidiana; trabajo, salidas, deporte, etc. Esta reincorporación debe llevarse de forma controlada, progresiva y lo más segura posible, para no enfrentarnos a recaídas o nuevas lesiones. Una vez terminada la fase de recuperación no está todo hecho, es decir, no podemos incorporarnos a nuestros antiguos hábitos y actividades físicas sin realizar un preciso periodo de adaptación.

Está claro que el deporte está impregnado en nuestro día a día, incluso como complemento a acciones que a priori no pertenecen a ese ocio, como el caso de aquellas personas que van en bicicleta al trabajo. Además, muchas actividades físicas son mucho más que deporte, casi un estilo de vida, como puede ser el running, zumba, crossfit, etc. Estamos de acuerdo en todo esto y en la importancia de realizar deporte, sea el que sea, pero siempre que sea haga de una forma segura.

Por ello, debes estar preparado a nivel psicológico y físico para afrontar una especie de periodo de prueba, que te servirá para evitar nuevas molestias o lesiones. Un perfecto ejemplo son los deportistas de élite; atletas, jugadores de fútbol, balonmano o cualquier otro deporte de alto rendimiento. La presencia de un proceso de adaptación natural y progresivo a la actividad física que desempeñen, marca la diferencia entre conseguir una recuperación total o parcial con altas probabilidades de recaídas.

Consejos para volver al entrenamiento tras una lesión

Desde Unidad Avanzada Del Dolor queremos darte los mejores consejos para que puedes volver a tus entrenamientos sin ningún tipo de peligro;

– Prevención. La incertidumbre por volver a lesionarnos puede crearnos un importante cuadro de inseguridad y ansiedad. Este daño colateral no afecta tanto a lo físico, sino más al estado mental del paciente. Para esto la mejor solución es la prevención, minimizando los riesgos en tu actividad física y recuperando la seguridad poco a poco.

– Readaptación. Todos tenemos un proceso de adaptación cuando empezamos a entrenar por primera vez, sea cual sea el deporte. Tendrás que enfocarte en esa primera vez y hacer como si volvieras a empezar, al menos las primeras semanas, hasta que te readaptes a la actividad física.

– Alimentación. Descuidar la alimentación suele ser una de las acciones que siguen a las lesiones, pero debemos respetarla lo máximo posible. Esto hará que nuestro proceso de incorporación al entrenamiento sea mucho más natural.

Si necesitas más consejos o quieres eliminar los dolores provocados por una lesión, no lo dejes más y contacta con nosotros 957 78 00 61.

Aviso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies y el uso de datos personales de acuerdo con la Política de Privacidad y Protección de Datos. Puede obtener más información sobre cookies clicando AQUÍ.